DE LA PLAZA Y PARA LA PLAZA

miércoles, 11 de abril de 2012

Manifestación en la Plaza de la Paz, lunes 9 de Abril

Luego de la avalancha de manifestaciones en contra, por la instalación del café Juan Valdez en la Plaza de la Paz que se presentó en las redes sociales y la protestas en dicha plaza, el Café continua en el lugar, y lo seguirá estando hasta el sábado próximo según las versiones entregadas a la opinión pública por la administración distrital.

La hora cero para el inicio de la VI Cumbre de las Américas se acerca, y los controles policiales se han intensificado,  numerosos barrios están militarizados y el Escuadrón Antidisturbios hace presencia en diferentes puntos de la ciudad, pero Cartagena sigue estando igual, trancones en el mercado de Bazurto, la Avenida Venezuela inundada de  vendedores ambulantes, al igual que la Bomba del Amparo. La gente continúa con su vida normal porque ninguno de los “dignatarios” le resolverá lo del diario, y precisamente esa es la inquietud de muchos, que ven con preocupación las restricciones hechas por el Distrito a la venta en sitios de alto tránsito, como el centro; y si les preguntan dicen “si va a ser bueno para Cartagena, vale la pena”, la pregunta entonces es ¿Dónde está la plusvalía de esta cumbre para la Ciudad?

La próxima semana el café ya no estará, la in-“seguridad” que brinda la policía será historia, el cerro del Fuerte de San Felipe estará mutilado y Campo Elías tendrá que mirar cómo resuelve los verdaderos problemas para los que fue elegido por “su pueblo, su gente”; se le acabó la “guachafita”.

Pero la gente que protestó enérgicamente por el café, (y los que no) seguirán en la ciudad sufriendo el caos clásico de “la ciudad más popular del hemisferio”, seguirán en sus clases, en sus trabajos, movilizándose en busetas con altos niveles de contaminación porque Transcaribe no arranca, y resolviendo el “diario” a punta de venta informal (subempleo) y “maraña”.

Cartagena ya no aguanta más prórrogas para sus problemas, el Cerro de la Popa se cae a pedazos, los cuerpos de agua están echados a perder, La Ciénaga de la Virgen es un relleno sanitario, la indigencia se ha tomado las calles, el concepto de movilidad no existe y las vías son un remedo de calles de vereda.

Yo aplaudo la protesta y la altivez de los cartageneros, que fue la manifestación del inconformismo por la ley del embudo que se da en la ciudad, “lo ancho para ellos y lo angosto para uno”. La gente no está en contra de los eventos internacionales, sino del ocultamiento e invisibilización del que son víctimas; también aplaudo que la ciudadanía despierte del letargo, y eso requiere también un compromiso sincero y general con las problemáticas  que afronta la Heroica. Esa es la altivez que necesitamos para exigir acciones contundentes de la administración distrital, dejémonos de retórica y pongámonos los jeans.


Fotografías: Carlos Rivera Ruiz

2 comentarios:

Publicar un comentario

 
El Espejo Negro © 2011 | Designed by RumahDijual, in collaboration with Online Casino, Uncharted 3 and MW3 Forum